Copa América: Messi expande Argentina  Copa de fútbol americano 2021

Copa América: Messi expande Argentina Copa de fútbol americano 2021

Messi celebra su gol con Di María, este sábado ante Ecuador.Andre Penner / AP

Irregular en el juego, siempre a la espera de mantener su gol, Argentina sabe que tiene a Leo Messi. Y le alcanza. Cada gol de la Albiceleste en la Copa América 2021 lleva el sello de Rosario. Como actor principal o secundario, intérprete o asistente, ahora en la mayor medida maradoniana, 10 es el líder indiscutible de la nueva generación de Lionel Scaloni. Lo volvió a aprobar ante Ecuador: dos asistencias y un gol de tiro libre directo para Argentina para comprar un boleto a las semifinales (3-0). Ahora se enfrenta a Colombia, que venció a Uruguay en los penaltis por un lugar en la final de Maracaná, mientras que Brasil y Perú se enfrentarán en la otra semifinal.

Más información

Desde el principio, Messi cantó el himno, como si solo quisiera que se escuchara su voz en el silencio del vacío estadio olímpico de Goyana, es decir, su fútbol. Confiado en su liderazgo en el vestuario, nunca dudó de su magnetismo de campo, Messi ni siquiera se preocupó cuando su puesto falló. Esperó su oportunidad mientras difundía su confianza. Primero a su cómplice De Paul, luego a Lautaro Martínez. Los diez están cómodos y Scaloni ya no esconde sus preferencias.

Sin posibilidad de error, el técnico olvidó las rotaciones y recuperó el once que tenía en mente cuando la Albiceleste aún no había aterrizado en Brasil. Guido Rodríguez, presente en las tres victorias de Argentina en la fase de grupos, regresó la posición de 5 a las paredes. No fue un accidente. El pívot del PSG, cerca de Messi dentro y fuera del campo, es el jugador fetiche del técnico argentino. Paredes encuentra un gran avance en el vértigo, entra entre los centrales para iniciar el juego y tiene voz de mando. Se le escucha por el interior, Lo Celso y De Paul, también Leo Messi, cuando exige volver a buscar el balón.

Así empezó Argentina en Goiana. Con Paredes más cerca de la sede de De Paul y Lo Celso, con ganas de que Messi juegue más como centrocampista que como extremo. El balón era de Argentina. Sin embargo, con el 10 lejos de la puerta de Ecuador, Lo Celso y De Paul se separaron, solo algunos arrebatos de Lautaro Martínez o un error de Ecuador acercaron a Argentina a la portería. Sucede. Tras un balón largo, el delantero del Inter inventó una genialidad para dejar a Galindes en la carretera, aunque encontró resistencia de Arboleda bajo los pilares. Fue el palo que le negó un grito a Messi cuando Gruezo se había dejado mano a mano frente al 10 frente a su portero.

Argentina, perezosa sin balón, se despertó cuando se activaron De Paul y Lo Celso. Un efecto dominó en el partido de la Albiceleste, que contagió a 10. Y cuando Messi se ilumina, Argentina se hace más grande. En cualquier caso, Ecuador no se desesperó. La Tri fue consciente de Rosario, así como de la activación de Estuian y Preciado en los grupos. Pero el Valencia no estuvo en la noche sin acierto en ninguno de los dos buenos centros en el banquillo. Argentina murió que para entonces ya lideraba en el marcador, luego de que la clarividencia de Messi encontrara solo a De Paul para firmar con 1: 0.

Argentina ha caído en la trampa de Argentina. Y frente a Chile, Uruguay y Paraguay, cuando lideró, se retiró. Sorprende la actitud repetitiva de la Albiceleste, un equipo que domina mejor la posesión que los espacios, sobre todo cuando está descartado Lautaro. Sin balón, acercándose al empate de Martínez, Argentina perdió la compostura. Y luego Scaloni miró al banco.

El técnico eligió la restricción de Guido Rodríguez y el mareo de Di María. Más solidez, más talento en ataque. Bajo la presión de Di María, Argentina encontró la paz. Recuperó al jugador del PSG y buscó a Messi. El día 10 volvió a preferir pasar por encima de la portería. Lautaro Martínez le agradeció. Hubo tiempo para algo más que Rosario. Con un balón dormido a pie desde la zona, Messi se dirigió a la puerta del portero para cantar su gol 76 con Argentina. Ya está a un gol de Pelé (máximo goleador de Sudamérica en selecciones), pero lo más importante para él es que está a un paso de una nueva final de Maracaná.

Suscríbete aquí para boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *