Contra la deshumanización de los migrantes  Opinión

Contra la deshumanización de los migrantes Opinión

Las familias migrantes esperan ser procesadas por una patrulla fronteriza en La Gioia, Texas, el 21 de junio.Brandon Bell / AFP

La semana pasada fui invitado a la presentación de Caravanas, libro publicado por un grupo de investigadores del Seminario Universitario sobre Desplazamiento Interno, Migración, Exilio y Repatriación (Sudimer), espacio de estudio del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Aproveché para reflexionar en voz alta sobre la necesidad de cambiar la narrativa de la migración: ¿quiénes son estos migrantes y desplazados que nos rodean?

Contenido del Artículo

Más información

El libro menciona a aquellas personas que, en grandes grupos necesitados de seguridad, con escasos o nulos recursos económicos y comprometidos con alguna atención mediática específica, han atravesado Centroamérica y México en busca de otro proyecto de vida fuera de sus comunidades. Cuando los miramos, hay quienes pueden ver un problema en ellos, percibirlos como «invasores», como personas que no deberían estar cerca de nosotros, que mejor para volver. Prefiero ver en ellos a personas con historias envueltas en una situación específica de vulnerabilidad, que buscan que sus derechos sean plenamente reconocidos tanto en tránsito como en su destino final.

Se ha pedido a varios gobiernos que detengan y restrinjan los flujos migratorios que ejercen presión sobre las fronteras. Apelan a los migrantes, pero muchos silencian estos llamados porque sus vidas y sus proyectos migratorios están inmersos en una lógica diferente: la de la esperanza de vivir una vida mejor, la de la evasión, la de cambiar para mejor su destino.

La pobreza, las emergencias provocadas por fenómenos meteorológicos extremos, los salarios por hambre, el desempleo, la violencia en sus diversas formas, la discriminación o el deseo de reunir a la familia son algunas de las «principales razones» que hacen que una persona abandone su comunidad.

Las reubicaciones y migraciones forzadas son un lugar común y, ante ellas, los gobiernos de nuestra región están tratando de que las personas elijan una migración ordenada, segura y humana.

En diciembre de 2018, más de 150 países se unieron al Pacto Mundial sobre Migración Segura, Ordenada y Regular, el primer acuerdo mundial para ayudar a cosechar los beneficios de la migración y proteger los derechos de los migrantes, independientemente de su nacionalidad, estatus legal o estatus legal. dinámica. Uno de sus objetivos es eliminar todas las formas de discriminación y promover un discurso público basado en hechos sobre los cambios en las percepciones de la migración.

Actualmente, las historias públicas sobre migración están dominadas por lo que dicen algunos políticos. Se comparten estadísticas, situaciones, tendencias, pero poco se dice de las personas. Es necesario desterrar los discursos xenófobos y humanizar la retórica migratoria.

Los migrantes a menudo se presentan como una amenaza, un riesgo para nuestro bienestar o seguridad, y se sabe mucho menos sobre sus necesidades, su diversidad, sus preocupaciones y los diversos riesgos que enfrentan a lo largo de las rutas migratorias que recorren. Es necesario contar más sobre las migraciones en primera persona, para dar voz a quienes participan en ellas, para explicar sus motivos y las situaciones que rodean sus vidas. Necesitamos escuchar más a los migrantes.

Hago un llamado a la Agencia de la ONU para las Migraciones para restaurar el discurso sobre la dignidad de estas decenas de miles de personas que, en el contexto de Centro y Norteamérica, están cruzando la región en busca de una nueva vida. Queremos alternativas, opciones de desarrollo colectivo en los países, para promover decididamente la cultura de paz, para tener oportunidades para una migración digna, regular y segura. Si un migrante decide regresar al lugar de donde salió, voluntariamente o porque fue deportado, se debe buscar apoyo para una reintegración sostenible.

Esta semana, durante una visita a México de la Directora Regional de la OIM para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe, Michelle Klein Solomon, haremos todo lo posible para compartir estas nuevas historias con nuestros colegas y socios en México. También lo haremos desde la Red de Migración de la ONU, establecida en el país en enero de 2021 y cuya coordinación y secretaría técnica está a cargo de la OIM.

En la misión de la OIM en México, creemos en el talento, la resiliencia y la capacidad de los migrantes para brindar soluciones a las sociedades de destino, y nos esforzamos por brindarles información precisa y oportuna en todas las etapas del proceso migratorio para que puedan tomar las mejores soluciones. en tus proyectos.

Buscamos que los migrantes y las sociedades logren una mayor inclusión y cohesión social y fortalecer la cooperación y las alianzas internacionales con diversos actores gubernamentales, para que la migración segura, ordenada y regular deje de ser una aspiración y se vuelva más real.

Para lograr estos cambios, sin duda necesitamos un discurso público migratorio diferente al actual que escuchamos durante la pandemia COVID-19, que condena, desinforma, es xenófobo y promueve el odio todos los días.

Busquemos una nueva historia, un tono diferente, un discurso acompañado de acciones que restituyan a personas que defienden firmemente sus derechos humanos, que se construyen en escuchar a los migrantes, conocer su aporte, sus necesidades, su presente y tratar de explicar la historia de cada uno. uno y sus circunstancias. Este es el cambio que queremos y nunca nos rendiremos.

Dana Graber Ladek Es representante de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en México.

Sobre el Autor