Congreso aprueba nueva Ley de Tráfico, que penaliza aún más el uso de teléfonos móviles mientras se conduce |  España

Congreso aprueba nueva Ley de Tráfico, que penaliza aún más el uso de teléfonos móviles mientras se conduce | España

Tres bomberos intervinieron en un accidente en Manises, Valencia, este martes.
Tres bomberos intervinieron en un accidente en Manises, Valencia, este martes.Clara Martínez / Europa Press

El Congreso aprobó este jueves una nueva ley de tráfico, tráfico y seguridad vial, que prevé la supresión de hasta seis puntos del carnet de conducir -en comparación con los tres actuales- para quienes utilicen «sostener el teléfono móvil mientras conducen». El texto finalmente aprobado por la Comisión de Interior de la cámara baja no incluye la prohibición de rebasar el límite de velocidad para adelantar a otro vehículo.

Actualmente, la regla permite superar este límite hasta en 20 kilómetros por hora. Este margen seguirá vigente a pesar de que su eliminación está incluida en el proyecto de ley. La negativa a suprimir un margen de 20 kilómetros por hora de adelantamiento fue provocada por una única diferencia de voto cuando se aprobó una corrección por parte del diputado del BNG, Néstor Rego. Extraña circunstancia, ya que PP, Vox, ERC y PNV habían presentado enmiendas en el mismo sentido, que fueron rechazadas.

Entre las novedades incluidas en la reforma, se aumenta de tres a cuatro puntos la penalización por no llevar cinturón de seguridad y se exige el uso de casco al conducir patinetes eléctricos. La reforma cambia la ley actual de 2015 y ahora se envía al Senado.

La nueva ley profundiza las sanciones por el uso de teléfonos móviles mientras se conduce. Más concretamente, se suma el deterioro de llevar el teléfono entre los dedos, ya que la penalización se mantiene en tres puntos si el teléfono móvil se coloca sobre un soporte o sobre el asiento al manipularlo. Los dispositivos manos libres seguirán habilitados. «Existe la idea errónea de que el uso de manos libres mantiene un nivel adecuado de atención a la carretera sin aumentar el riesgo de distracción. La realidad es que también genera cambios en el foco de atención, aumentando la probabilidad de ignorar señales, peatones o vehículos o reaccionar tarde en determinadas situaciones ”, dijo Álvaro Gómez, director del Observatorio de la Dirección General de Tráfico.

Desbloquear un teléfono móvil, leer y responder un mensaje de WhatsApp, acciones que toman solo unos segundos, pueden tener las peores consecuencias a la hora de conducir: la distracción provocó el 31% de los accidentes mortales en 2020, un aumento de tres puntos respecto al año anterior. según el último informe de la Dirección General de Tráfico (DGT).

La dispersión ha sido la principal causa de muerte en los últimos cinco años. El uso de teléfonos móviles es uno de los más habituales entre quienes pierden la concentración en la carretera, según un estudio de la DGT. Álvaro Gómez advierte de una práctica que no cesa: “Está tan generalizada a todos los círculos de nuestra vida que sentimos que conducir es otro. La sensación de que el riesgo de accidente o sanción es bajo y la observación del mismo comportamiento de forma general en otros conductores reduce la sensación de peligro.

Si bien otras irresponsabilidades, como el uso del cinturón de seguridad, han permeado la educación del conductor, no ocurre lo mismo con la manipulación de un dispositivo móvil. La DGT advierte que su uso se ha incrementado exponencialmente y ha provocado «innumerables accidentes», aunque no todos han sido mortales. Una circunstancia que responde a una variedad de motivos, como explica Gómez: “Un conductor que sigue usando el teléfono móvil mientras conduce puede estar asociado a un perfil impulsivo sin pensar ni esperar consecuencias. A veces se asocia con una baja capacidad para retrasar la recompensa debido a un sentido establecido de inmediatez. Esto implica una baja aceptación de la normativa a nivel general y una sobreestimación de la propia capacidad de los conductores con falta de conciencia sobre la fragilidad ante un accidente. El experto apunta que el estrés es otro factor que incide en el uso de un teléfono móvil al volante. «La sensación de que hay mensajes o llamadas que no pueden esperar y están atrapados en una cultura de prisa lleva a priorizar el comportamiento inapropiado».

María de los Ángeles Villafranca acaba de finalizar una charla sobre seguridad vial en una autoescuela de Granada. Ella es muy consciente de las consecuencias del teléfono al volante. Villafranca, de 60 años, perdió a su único hijo en 2006 cuando un conductor salió del carril opuesto para hablar por su teléfono celular. La pérdida de Miguel Ángel, que tenía 20 años, hizo que su esposo se quitara la vida cinco años después. «En ese momento, estaban juzgando al conductor solo por mi culpa, y mi esposo no podía soportarlo», dijo.

María de los Ángeles Villafranca, con una foto de su hijo, durante una conversación en Victoria Driving School de Granada.
María de los Ángeles Villafranca, con una foto de su hijo, durante una conversación en Victoria Driving School de Granada.Fermín Rodríguez

Villafranca se refugió en la plataforma STOP Accidentes para compartir su dolor y ahora es su portavoz en Andalucía. Perdió su trabajo hace años y actualmente habla en cárceles, talleres o autoescuelas. «La gente sigue dándose cuenta o creando conciencia. El hombre tiene mucha soberbia y piensa que como pierde la visión de la carretera en tres segundos, no pasará nada. Sienten cierta impunidad ”, dijo. Se basa más en la educación preventiva que en la disuasión de sanciones.

En la autoescuela donde interviene Villafranca, hay dos fotografías de su hijo fallecido en la pizarra, desde las que cuenta su propia historia. Los estudiantes son infractores que han perdido sus puntos de tarjeta. «Muchos terminan llorando con su historia», agregó un trabajador del centro. Villafranca sabe que ayer se aprobó la reforma de la ley: «Hoy es un día importante, pero hay que seguir concienciando».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *