adopta un perro

Comprar Cinnabon en Metromall me llevó a adoptar

Existen decisiones que se toman de manera inmediata y otras que necesitan ser evaluadas de manera más ardua, de las primeras, quizás ir a comprar Cinnabon en Metromall y de esas que llevan tiempo… hay muchas.

Esta es la historia de una señorita que pensaba demasiado las cosas, tanto que en ocasiones dejaba ir entre sus manos oportunidades únicas en su vida.

Todo comenzó por comprar Cinnabon en Metromall

Por asuntos de privacidad no revelaremos su verdadero nombre, pero le llamaremos Daniela. Daniela, después de un largo día de trabajo decidió premiarse comprando Cinnabon, una decisión fácil de tomar, aprovechó que podía retirar en punto de venta y ya que debía hacer otras cosas solicitó de esa manera su compra.

En su andar, Daniela pudo ver algo que llamó mucho su atención, muy cerca al centro comercial se estaba realizando una jornada de adopción de mascotas; Daniela observó con singularidad, pues aunque las mascotas siempre habían llamado su atención, hasta ahora no se había animado a adoptar.

Un pensamiento incesante

Mientras Daniela se dirigía al Cinnabon en Metromall no podía sacar de su mente la mirada de los hermoso cachorros, era de esas miradas que llenan de amor el alma.

Una vez llego al stand de Cinnabon Metromall a recoger su pedido miró con sorpresa a quien muy cordialmente de atendía, una amable señora que portaba un collar con unas huellas. Daniela, no aguantó la curiosidad y le preguntó -¿qué significa su collar?- y la señora respondió -es sinónimo de un gran amor-.

La revelación al comprar Cinnabon en Metromall

Por alguna razón y por primera vez todo lo que Daniela podía ver a su alrededor la invitaba a tomar la gran decisión de adoptar, darle la oportunidad a ese hermoso ser de tener un hogar feliz y lleno de mimos. 

Es necesario llevar las cosas con calma, es una frase que repetía Daniela para evitar sentirse agobiada con tan difícil decisión; sin embargo, en esta oportunidad era diferente, parecía más una señal de Dios.

Así Daniela, justo después de recoger su pedido se acercó nuevamente a la jornada de adopción y le dijo que sí a la decisión de darle amor y una oportunidad a un maravilloso cachorrito que la miraba con ojos iluminados.

Daniela regresó a su hogar feliz y con una sonrisa en su boca, pues en su camino no solo encontró la dulzura de Cinnabon Panamá sino el amor incondicional de una mascota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *