Cataluña pospone todas las urgencias sanitarias para afrontar el auge del covid  Cataluña

Cataluña pospone todas las urgencias sanitarias para afrontar el auge del covid Cataluña

UCI Covid del Hospital del Mar de Barcelona, ​​en archivo.MASSIMILIANO MINOCRI / EL PAÍS

Cataluña prepara sus centros de atención primaria y hospitales para afrontar el boom de las hospitalizaciones por covid 19 tras el aumento de casos en las últimas semanas. Este sábado, la Generalitat ha aprobado una resolución en la que acuerda mantener al máximo la capacidad de su red sanitaria para las actividades “de emergencia, emergentes y urgentes” ante la situación “crítica” de presión sanitaria por el covid 19 Así que todo eso no es de urgencia, se pospondrá para dar cabida a los casos de coronavirus. El objetivo es reducir el riesgo de colapso ante el temor de que la gran cantidad de hospitalizaciones continúe durante los próximos 10 días. En los hospitales catalanes hay 2015 hospitalizados por el virus y 480 en la unidad de cuidados intensivos.

Más información

La quinta oleada de covid 19 sigue golpeando al sistema sanitario catalán. Según el departamento de salud, se han reportado 5,908 nuevas infecciones en las últimas 24 horas. La tasa de transmisión del virus (indicador Rt) es de 0,95, una centésima menos que el día anterior, lo que demuestra que la propagación del covid 19 se está desacelerando lentamente, algo que se puede ver en la reducción paulatina del riesgo de reaparición. crecimiento, un indicador, que está por encima de 100 se considera alto y que es de 1145 puntos (la primera semana de julio fue de casi 2000 puntos). Sin embargo, este freno aún no ha llegado a los hospitales, donde el número de hospitalizados y enfermos críticos es muy elevado. Cataluña es la comunidad con mayor incidencia, con 1.231,31 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, y 44.813 contagios en la última semana, según datos de Sanidad. Más del 40% de las camas de cuidados intensivos están ocupadas por 19 pacientes, cuando el promedio nacional es del 14%.

Por este motivo, la Generalitat ha decidido “optimizar al máximo” todos los recursos sanitarios disponibles en alta presión “proporcionales a los niveles de la primera oleada”, que reciben tanto atención primaria como ayuda telefónica del 061 y de la red hospitalaria. Varios hospitales catalanes ya han advertido este sábado que el sistema está “extremadamente saturado”. En una entrevista con Rac1, Robert Guerry, coordinador de covid en el Hospital Del Mar de Barcelona, ​​explicó que la situación es muy complicada y está cobrando una escala mayor que las últimas oleadas de infecciones. “Parece que va a durar unos días, no terminará ahora”, dijo, expresando la preocupación del sector. El director médico del Hospital Santa Clara Caterina de Salt (Girona), Josep Costa, también ha destacado que esta quinta ola ha sorprendido a los profesionales sanitarios que no esperan un boom “tan importante”, según Europa Press. Él predice que el hospital recibirá una afluencia máxima de pacientes durante los próximos 10 o 15 días. La mayoría de las recepciones son aptas para la población joven y aunque son menos complicadas, la frecuencia es “muy alta”. También aceptan pacientes entre 50 y 80 años que no han sido vacunados o no tienen un régimen completo. Hoy, 4,3 millones de catalanes tienen dos dosis de la vacuna (o una en el caso de Jansen). Además de los grupos de edad entre 16 y 39 años que están siendo vacunados, los grupos de edad que todavía tienen una tasa de inoculación ligeramente menor son los de 40 a 44 años (solo el 66,5% tiene pautas completas) y los de 45 a 49 años ( 74,5%).

El comunicado de la Generalitat destacó que, respecto a la primera oleada, ahora hay una mayor demanda de patología de emergencia y emergente, que nada tiene que ver con el covid 19, lo que significa que, dado que el sistema estaba bajo una fuerte presión, no se puede estar presente y patologías peligrosas. “Las medidas buscan atender una demanda muy importante al tiempo que aseguran al resto del grupo de salud, que viene realizando esfuerzos constantes desde el inicio de la pandemia”, se lee en el comunicado. Las mismas medidas se han trasladado a centros privados por ser “insuficientes” los recursos habituales del sistema.

La directora del Instituto Catalán de la Salud (ICS), Yolanda Leyardi, también dijo en una entrevista con Rac 1 que la máscara no se utilizó “con suficiente insistencia”. El gobierno ha sido criticado por iniciar la desescalada de las fiestas de Sant Joan, fecha a partir de la cual la epidemia comenzó a extenderse más. Leharadi sostiene que la responsabilidad es “absolutamente global y compartida” entre el gobierno y los ciudadanos. “La situación en la que vivimos no se debe a las decisiones de los demás, sino a lo que solemos hacer”, dijo, sin criticarse explícitamente. Sin embargo, reconoció que las autoridades sanitarias no esperaban una “fuerte explosión” de infecciones. El titular de ICS pidió mantener las medidas de seguridad frente al virus y constató que en los últimos días cada vez son más los ciudadanos que usan máscara, aunque no es obligatoria.

La plataforma de salud Marea Blanca emitió un comunicado creyendo que el decreto era un “estado de emergencia sanitaria” decidido únicamente por el ministro de Salud, Josep Maria Argimon y que no había sido debatido en el Parlamento. Según la plataforma, la presión sobre el sistema de salud tiene la culpa de la falta de presupuesto y de personal y advierte que estas restricciones a las actividades “amenazan” al sistema público de salud al descuidar el seguimiento de los pacientes crónicos, entre otros.

Protestas de familiares en residencias

Familiares de personas que viven en hogares de ancianos o adictos criticaron este sábado las nuevas medidas restrictivas del gobierno para evitar que el coronavirus ingrese a esos centros. Debido al aumento de infecciones con la variante Delta, el departamento de salud acordó este jueves limitar temporalmente las salidas de corto plazo de los residentes y solo se permiten salidas de tres o más días con un globo para la convivencia. El protocolo estipula que el familiar que lleva al residente debe someterse a una prueba rápida de antígeno el día de la recolección y que el residente, después de regresar de la salida, debe someterse a cuatro pruebas diagnósticas cada tres días. El documento sanitario también limita las visitas a los familiares: el número de familiares que pueden acudir al mismo tiempo aumenta de tres a dos, y tienen que hacer una prueba rápida de antígeno cada vez que van. Estas medidas significan que los residentes podrán irse de vacaciones a largo plazo, pero no podrán simplemente pasear o comer con su familia y no tendrán la oportunidad de realizar visitas ilimitadas a los centros. El coordinador de la residencia 5 + 1, que representa a los familiares de los centros de Barcelona, ​​dijo que las medidas eran “ilegales” ya que eran, en efecto, arresto domiciliario, “que no ha sido validado por los tribunales”.

La adopción de nuevos protocolos sugiere un paso atrás en el éxito de la campaña de vacunación, pero esta es la forma de lidiar con la propagación del virus. El 89,6% de la población residente ha sido vacunada en horario completo, pero los niveles de contagio se han deteriorado: la frecuencia acumulada en los últimos 14 días en las residencias es de 909 casos por 100.000 habitantes (a principios de mes era de solo 74 casos), la positividad de las pruebas realizadas es superior al 7% y en esta última semana se han aceptado 49 y 8 defunciones por covid 19, cifras muy inferiores a las que padecían los centros antes –desde el inicio de la pandemia, 8.815 adultos han muerto, pero esto representa un aumento en comparación con la mejora lograda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *