Bruselas y Google se enfrentan a una multa de la justicia europea de 4.340 millones de euros  Ciencias económicas

Bruselas y Google se enfrentan a una multa de la justicia europea de 4.340 millones de euros Ciencias económicas

Doll para Android, el sistema operativo móvil de Google, delante del logo de la empresa.
Doll para Android, el sistema operativo móvil de Google, delante del logo de la empresa.En vista de Ruvich / Reuters

Después de un golpe directo en la mandíbula de multas astronómicas, a menudo viene el cuerpo a cuerpo de la batalla judicial. Esta semana ante el Tribunal General de la UE en Luxemburgo, el juicio de Google contra la Comisión Europea es uno de esos casos que podrían marcar el futuro de lo que las grandes empresas tecnológicas pueden o no hacer para consolidar su posición en el bloque comunitario. .

El juicio, que comenzó el lunes y continuará generalmente hasta el viernes, se remonta a 2018, cuando el ejecutivo de la Comunidad impuso una multa de 4.340 millones de euros a la multinacional estadounidense, la más alta jamás reclamada por Bruselas, por entender que esta usa su sistema operativo Android. El sistema restringirá la competencia de sus competidores en el mercado de la telefonía móvil.

MÁS INFORMACIÓN

Como en los capítulos de Roadrunner, donde cada producto es siempre una marca ACME, el director ejecutivo de la comunidad, encabezado por la comisaria de Competencia Margrethe Vestager, condenó a la empresa por violar las reglas de competencia de la UE desde 2011 al exigir teléfonos móviles con el sistema operativo de Google (Android) que han preinstalado su conocida herramienta de búsqueda (Búsqueda de Google) y su navegador (Google Chrome) como condición para obtener una licencia de Google App Store (Play Store), lo que limitaría la concurrencia de otros navegadores y motores de búsqueda para años.

«Negaron a los consumidores europeos los beneficios de la competencia efectiva», luego condenó a Vestager, cuyo argumento se sustentaba en datos (de 2016) que aseguraban, por ejemplo, que los teléfonos móviles con software en Google, más del 95% de los rastreos online se realizan con el motor de búsqueda de la misma corporación. La Comisión también acusa a Google de realizar pagos ilegales a los fabricantes con la preinstalación exclusiva de Google Search y de oponerse ilegalmente al desarrollo y distribución de otros sistemas operativos.

«El modelo de negocio de Android», dijo el director ejecutivo de Google después de la declaración de Sundar Pichai, «creó más oportunidades para todos». Añadió en una publicación de blog: «Esto es de gran beneficio para los desarrolladores y consumidores».

El caso es tremendamente complejo y los dos contendientes cuentan con abogados españoles en sus equipos de defensa, dos de los cuales lucharon mano a mano este martes: Carlos Urara – del servicio jurídico de la Comisión – y Alfonso Lamadrid – socio de Garrig en Bruselas, de Google. presentó en la sala sus opiniones contradictorias sobre el llamado Acuerdo de Distribución de Aplicaciones Móviles (MADA, por su abreviatura en inglés).

Acumulación de litigios

El veredicto, que puede ser apelado ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, no se espera desde hace meses, pero las disputas con Bruselas se acumulan con Google. En noviembre, el tribunal de Luxemburgo tiene previsto pronunciarse sobre otro caso similar con actores idénticos: en 2017, nuevamente bajo el liderazgo de Vestager, la Comisión multó a la empresa con 2.400 millones de euros por descubrir que prefería sus productos a través de su motor de búsqueda, que también en incumplimiento de las normas antimonopolio de la UE. Y en 2019, volvió a multarla con otros 1.490 millones por abuso en su negocio publicitario. En junio de este año, el ejecutivo comunitario lanzó una nueva investigación contra la empresa por supuestas prácticas monopólicas nuevamente en el mercado publicitario. La factura de Google a la Comisión asciende actualmente a 8.240 millones de euros.

En llamada Caso para Android, la defensa de la compañía, en términos generales, sostiene que en lugar de reducir la competencia, el sistema operativo Android daría a los usuarios más poder, les permitiría elegir, diversificar los teléfonos móviles disponibles para esos usuarios y, en última instancia, contribuiría a reducir los precios. La empresa cree que el caso está mal concebido y no está respaldado por ninguna prueba. Y asegura que los usuarios terminen usando su motor de búsqueda y navegador por el simple hecho de que los prefieren a sus competidores, no porque vengan preinstalados en sus teléfonos: siempre pueden eliminarlos y descargar diferentes usando Google Play Store. , afirman. Según la tecnología, esta preferencia del consumidor es fácil de demostrar, ya que la palabra más buscada a través del motor de búsqueda Bing (su competidor Microsoft) es Google «Google».

La Asociación Europea de Protección al Consumidor (BEUC), que intervino en la audiencia del lunes, pidió «la burbuja de la historia de Google de que su comportamiento está guiado por el bien del mundo al proporcionar Android de forma gratuita». La organización cree que, como resultado de prácticas anticompetitivas, esta empresa se ha «convertido en un guardián del monopolio», privando a los consumidores de opciones e innovación durante más de una década.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *