Bruselas propone autoridad europea contra el blanqueo de capitales  Ciencias económicas

Bruselas propone autoridad europea contra el blanqueo de capitales Ciencias económicas

Bruselas quiere dar un salto en la lucha contra la financiación de actividades ilegales, tras los escándalos que han sacudido al sector financiero europeo en los últimos años. La Comisión Europea tiene previsto lanzar un nuevo paquete de blanqueo de capitales el martes, que incluirá una propuesta para establecer una nueva Autoridad Europea Antilavado de Dinero (AMLA) con poderes para supervisar y sancionar a las empresas transnacionales. El proyecto, al que tuvo acceso EL PAÍS, también prevé medidas para controlar las carteras de criptomonedas.

Más información

La Comisión Europea sigue intentando llenar los vacíos que utilizan los grupos organizados para blanquear dinero y financiar actividades delictivas. Bruselas ha intensificado sus esfuerzos durante el último año como director ejecutivo de Jean-Claude Juncker, tras los escándalos en el Danske Bank de Dinamarca, el Deutsche Bank de Alemania, el ING de los Países Bajos, el ABLV de Lituania o el Pilatus de Malta. Sin embargo, también advirtió que esta estela de dinero sucio no solo pasa por las venas del sistema financiero, sino también por otros canales como las casas de juego cibernético o las billeteras virtuales.

Algunos socios de la UE han decidido acompañar a la Comisión. La secuencia de estos casos llevó a España, Francia, Alemania, Italia, Letonia y los Países Bajos a firmar una declaración conjunta en la que pedían la creación de una unidad de supervisión de blanqueo de capitales con competencias sobre todo el sector financiero europeo. La discrepancia entre el capital se centra en si dicho organismo debería depender de la Autoridad Bancaria Europea (ABE) o ser independiente. España ha abogado por la primera opción, ya que cree que será más rápida; y su gama más amplia.

Por último, Bruselas ha elegido un organismo independiente con una plantilla de unas 250 personas, según el proyecto. El Órgano Ejecutivo de la Comunidad propone que la agencia, que tendrá un presupuesto de 45,6 millones de euros, se constituya en 2024 y se ponga en funcionamiento en 2026.

La Comisión finalmente ha elegido una organización ajena a la ABE, ya que sus acciones irán más allá del sector financiero. Según el proyecto AMLA, “jugará un papel clave” en la lucha contra el dinero sucio dentro de la Unión. Sin embargo, el paquete deberá ser acordado por el Parlamento Europeo y los estados miembros.

La Autoridad tendrá, entre otras funciones, mantener al sistema financiero europeo fuera de la órbita del crimen organizado, para evaluar los “riesgos” que surgen tanto dentro como fuera del mercado interior de la UE. También buscará la convergencia en las acciones de los organismos nacionales y agencias de inteligencia en materia de delitos financieros, que están en el punto de mira, ya que actuaron solo después de que se destapó un escándalo. La nueva entidad intentará coordinar su trabajo y facilitar el intercambio de información entre unidades de investigación.

Sujetos bajo supervisión

AMLA será responsable de evaluar un grupo de entidades financieras seleccionadas. Según el proyecto, se trata de entidades de crédito establecidas en al menos siete Estados miembros y otras entidades financieras que operan en al menos diez países de la UE, incluido el país en el que están domiciliadas, que tienen una filial en otro país y que están activas en todo el territorio. UE. Por tanto, esto incluye empresas que se dedican al cambio de divisas, fondos de inversión, instituciones de dinero virtual, servicios de pago o compañías de seguros.

La Autoridad debe evaluar, entre otras cosas, el riesgo que plantea cada una de estas instituciones de acuerdo con tres criterios: clientes, productos ofrecidos y áreas geográficas que cubre. Así, se considerarán amenazas la proporción de clientes no residentes o “políticamente expuestos”, el intercambio de activos sujetos a blanqueo o el volumen de transacciones con terceros países en los que se hayan identificado debilidades al respecto. Este futuro organismo, que siempre será objeto del Tribunal de Justicia, podrá imponer multas. Las sanciones máximas serán de 10 millones de euros o el 10% de la facturación anual. Se impondrán multas en función de la gravedad de la infracción o del número de Estados miembros afectados.

El nuevo organismo comunitario también tendrá la facultad de actuar en caso de una entidad “no elegida”. Los supervisores nacionales deberán informar si una empresa viola las reglas “rápida y significativamente”, de modo que dañe la “reputación” del país en el que opera, o incluso de la UE en su conjunto. En el caso de que existan indicios de que una entidad no está cumpliendo con las directivas comunitarias, la AMLA puede actuar e incluso imponer sanciones.

Europol estima que el dinero sucio circula a través de los canales financieros de la UE cada año, equivalente al 1% del producto interior bruto (PIB) de Europa. Tras los escándalos, la Comisión lanzó un estudio en el que concluyó que se necesitaban más acciones para detener estas prácticas. En particular, en 47 productos o servicios y 11 actividades económicas que establece, se mueven ingentes cantidades de dinero de origen sospechoso. De hecho, Bruselas ha puesto en el centro de atención el fútbol profesional, los juegos de azar cibernéticos o las criptomonedas. Por ello, ya ha advertido de sus intenciones de montar una agencia europea, algo que también es visto con recelo por algunos países que no quieren que sus supervisores pierdan el poder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *