Brasil: la ONU pide una investigación independiente sobre la masacre de una favela en Río de Janeiro  Internacional

Brasil: la ONU pide una investigación independiente sobre la masacre de una favela en Río de Janeiro Internacional

Activistas y familiares de las víctimas encienden velas al día siguiente de un operativo policial que dejó 25 muertos en la favela Jacarezinho en Río de Janeiro este viernes.
Activistas y familiares de las víctimas encienden velas al día siguiente de un operativo policial que dejó 25 muertos en la favela Jacarezinho en Río de Janeiro este viernes.Sylvia Izkierdo / AP

El operativo del jueves en la favela Jacaresinho, en la ciudad norteña de Brasil de Río de Janeiro, no alcanzó a la mayoría de las 21 personas que la policía planea arrestar por atraer a menores al tráfico de drogas. Solo tres de la lista fueron arrestados y otros tres fueron asesinados. El operativo policial provocó 25 muertos y se convirtió en el más mortífero de la historia de la ciudad de Río y la segunda masacre más grande registrada en este país. Entre los muertos se encontraban un policía y 16 vecinos de Jacaresinho, que ya fueron identificados por el Colegio de Abogados de Brasil (OAB). La masacre atrajo la atención internacional. El viernes, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) pidió una investigación «parcial e independiente» sobre la masacre.

Más información

El portavoz de derechos humanos de la ONU, Robert Colville, dijo en una conferencia de prensa en Ginebra que había un historial de uso «desproporcionado e innecesario» de la fuerza por parte de la policía brasileña. Advirtió que «en su oficina se habían recibido informes alarmantes de que la policía no había tomado las medidas necesarias para preservar las pruebas en la escena del crimen, lo que podría complicar la investigación». En algunas imágenes publicadas por la prensa, es posible ver a los agentes de policía llevando los cuerpos de los muertos en sábanas, una práctica que puede arruinar pruebas clave en los tribunales. «Recordamos a las autoridades brasileñas que la fuerza debe usarse solo cuando sea estrictamente necesario y que siempre deben respetar los principios de legalidad, cautela, necesidad y proporcionalidad de la fuerza letal», agregó el vocero.

La OAB publicó el viernes una lista de los nombres de 16 de los muertos. Todos son hombres de entre 18 y 41 años. La policía civil no aclaró si alguno de ellos realmente tenía antecedentes penales. Pero el jefe de policía Felipe Curie dijo el jueves que todos los muertos eran delincuentes. «No hay sospechosos aquí. Tenemos criminales, asesinos y narcotraficantes. «Lo que nos causa mucho dolor es la muerte de nuestro colega», dijo. El vicepresidente Hamilton Mourao siguió la misma línea, refiriéndose a las víctimas de la masacre: «Todos bandidos», dijo el viernes al llegar al Palacio Planalto, sede del gobierno brasileño. También comparó la situación en Río con la guerra. «Es como luchar contra un país enemigo. Estoy casi seguro de que no tengo todas las pruebas al respecto de que los muertos son los marginados que han estado allí, armados, frente a la fuerza de la ley. «

Según la Policía Civil, seis personas fueron detenidas el jueves y tres de ellas tenían orden de aprehensión. Los otros tres fueron arrestados en el acto. Si tres murieron y tres fueron detenidos de una lista de 21 bajo investigación, ¿qué pasó con los otros 15? ¿Quienes son? EL PAÍS también preguntó a la Policía Civil, pero no recibió respuesta. En junio pasado, la Corte Suprema restringió operaciones a gran escala durante la pandemia. Los jueces dijeron que solo se les permitió en «casos absolutamente excepcionales» y siempre que estuvieran debidamente fundamentados ante la Fiscalía de Río. Los fiscales fueron notificados del operativo tres horas después de iniciado el operativo.

«Hay varias organizaciones que buscan entorpecer el trabajo de la policía», dijo el comisionado Rodrigo Oliveira, «con la victimización de los delincuentes». Lo que buscan, dijo, es «evitar que la policía cumpla con su función de estar del lado bueno de la sociedad». El activismo ha permeado una serie de entidades y grupos ideológicos que juegan en contra de lo que piensa la Policía Civil. Y la policía está del lado de la sociedad «.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *