Battet justifica la figura de Clara Campoamor en el 90 aniversario de la aprobación del voto femenino |  España

Battet justifica la figura de Clara Campoamor en el 90 aniversario de la aprobación del voto femenino | España

Este viernes en el Congreso, Meritxell Batet (derecha) habla con la bailaora María Pagés (derecha) y miembros de su centro de coreografías.
Este viernes en el Congreso, Meritxell Batet (derecha) habla con la bailaora María Pagés (derecha) y miembros de su centro de coreografías.Fernando Alvarado / EFE

La presidenta de la Cámara Baja, Merixel Bate, confirmó este viernes la figura de Clara Campoamor como «un ejemplo para todo diputado», defendiendo sus ideas «con debate político, respeto y argumentos». Y lo hizo 90 años después de que el Congreso aprobara el derecho de voto de las mujeres en España. Las declaraciones de la presidenta sobre la abogada y política que luchó por el sufragio femenino en 1931 se produjeron apenas tres días después de que fuera reprendida por los parlamentarios en una intervención en la que les pedía que renunciaran a «los insultos y los insultos» tras varios episodios de estrés en la química. «La conquista de la democracia se hace con la política», recordó también Bate en el acto de clausura de las jornadas conmemorativas, que ella misma inauguró este jueves con la ministra de Igualdad, Irene Montero.

El máximo órgano del Congreso destacó que reconocer el sufragio femenino significa «para todos» «acceso a la democracia plena». «La igualdad solo avanza en democracia, y no hay democracia sin reconocimiento de la igualdad», dijo Bate, antes de advertir que la «discriminación persistente» y los «momentos de crisis» como el actual «demuestran que el progreso no es igual». El presidente citó como ejemplos la violencia de género, los problemas de reconciliación o la brecha salarial.

El discurso de Bate, que recordó que el último cuerpo legislativo había logrado la «histórica» ​​cifra de 166 diputadas (en un salón de 350), precedió a la representación de la pieza de baile. Conciencia y deseopor Maria Pages. La sintonía en la Casa de los Pasos Perdidos del Congreso contrasta con el tono rudo de la vicepresidenta de Vox, Macarena Olona, ​​media hora antes en la mesa por el futuro de las políticas de igualdad. Mientras los demás ponentes intentaban esbozar sus prioridades legislativas, la parlamentaria inició su discurso quejándose de que los hombres estaban «claramente en minoría» entre público y ponentes, aunque lo atribuyó a la presencia de «supuestos hechos feministas» como «heroísmo». . «Yo también vengo a darles un voto hoy, señores», les preguntó. Ante el diputado del PNV Joseba Agirretxea, el representante de Vox recordó las palabras del fundador de su partido, Sabino Arana, refiriéndose a las mujeres como «animales mal cargados» y criticando las políticas de igualdad vigentes. «Son confrontación, división y tiranía», dijo Olona. Sofia Castagnon, representante de United We Can, evitó contestarle, aunque PSOE, Más País y PNV lo hicieron brevemente. «No te preocupes tanto por lo que dijo Sabino Arana hace 100 años. «Preocúpate por lo que te están diciendo tus compañeros ahora», respondió Agitrexea.

Previo a esta mesa y en un registro muy diferente, la exvicepresidenta y vicepresidenta Carmen Calvo y la presidenta de la Primera Cámara, Louise Fernanda Rudy, participaron en el primer desacuerdo de la jornada, citando el papel que juega Victoria Kent en el debate sobre el sufragio femenino. Mientras Rudy enfatizaba que el socialista se había opuesto a la defensa de la República, Calvo señaló que estas interpretaciones de la historia «agrupaban» a las mujeres entre ellas y defendía que el voto de «más de la mitad de los diputados socialistas» permitía su aprobación. En esta sesión de 1931, los dos únicos diputados se enfrentaron: «Creo que el voto de las mujeres debería posponerse», dijo Kent. «Y lo dice una mujer que, en el momento crítico, lo dice, renuncia a un ideal», admitió. «Precisamente porque la República es tan importante para mí, entiendo que sería un gravísimo error político sacar a las mujeres del derecho al voto», respondió Campoamor, según informa el periódico en la sesión en ese momento.

Otro tema polémico de este viernes fue el renovado debate sobre el aborto voluntario. La exlíder del PP explicó que creía que los derechos de las mujeres estaban «absolutamente protegidos» mientras no podían enfrentarse a los demás, y rechazó el aborto como «método de planificación de la maternidad».

Ambos ponentes elogiaron la figura de Clara Campoamor, a quien el Congreso ha dedicado una exposición a este 90 aniversario del sufragio femenino. La muestra pretende provocar a través de su figura los debates parlamentarios durante la elaboración del proyecto de Constitución republicana de 1931, la lucha por los derechos civiles de las mujeres y la influencia de otros nombres femeninos en el avance hacia la igualdad política. De la misma forma, el departamento de comunicación de la Cámara Baja lanzó un nuevo blog para la profundización didáctica de diversos temas relacionados con la actualidad del Congreso, que arrancó estos días con un contenido especial del aniversario. «Clara Campoamor logró defender firmemente sus creencias», dijo Bate. «Pero sobre todo, supo hacerlo con un trabajo fructífero y enriquecedor desde las instituciones públicas», recordó.

Los líderes de la UP defienden la unidad

Por la tarde, las dirigentes de Unidas Podemos declararon en un acto político el papel de las mujeres que lucharon antes que ellas y mostraron unidad en el partido. Irene Montero, acompañada de la vicepresidenta Yolanda Díaz, la alcaldesa de Barcelona Ada Colau, la eurodiputada Sira Rego o la secretaria de Organización de Podemos, Lilith Verstringen, advirtieron de que la tarea por delante era «irreversible». «Es muy importante que estemos todos juntos», advirtió, como única forma de enfrentar la ola reaccionaria. Anteriormente había comenzado su emotivo discurso, recordando a la secretaria de Estado Noellia Vera, quien había renunciado a todos sus cargos institucionales este jueves para «cuidar de sí misma». «La política también se trata de emocionarse», dijo el ministro. Díaz se refirió a su «proyecto de Estado» de cara a las elecciones generales y dijo que hablar de un proyecto en beneficio de las mujeres también significa hablar de un proyecto «en beneficio de la vida». «No hay nada más revolucionario que la igualdad», dijo la vicepresidenta, quien también elogió el trabajo de Montero al frente de su departamento, a pesar de todos los «ataques» que dijo que había recibido su equipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *