Baleares y Valencia unen fuerzas para pedir un cambio en el sistema de financiación que incluya una población flotante |  Ciencias económicas

Baleares y Valencia unen fuerzas para pedir un cambio en el sistema de financiación que incluya una población flotante | Ciencias económicas

El general valenciano Ximo Puig y la presidenta de Baleares, Francina Armengol, aplaudieron tras la cumbre de la Llotja de Palma de Mallorca.Isaac Bui / Europa Press

La primera cumbre entre Baleares y la Comunidad Valenciana cerró este martes en Palma de Mallorca con una alianza para pedir un nuevo sistema de financiación autónoma del gobierno español. El convenio prevé que el modelo dé peso a la población flotante (o hacinamiento estacional) durante la asignación de recursos, tal y como prevé el gobierno que preside Francina Armengol, así como a la población real ajustada, tal y como reivindica la Generalitat que preside Ximo Puig. dejar de ser la autonomía con peor financiación. Ambos dirigentes socialistas coinciden en que el sistema debe seguir tratando de paliar los efectos de la despoblación, como ha sido el caso hasta ahora, pero destacan la necesidad de introducir otros criterios, especialmente el sistema actual, que expiró en 2014. Actualmente el gobierno está desacelerando abajo por falta de consenso entre las comunidades autónomas y con el principal partido de oposición, el PP.

Más información

Según la Fedea (Fundación para la Investigación Económica Aplicada), la Comunidad Valenciana de cinco millones de personas recibe un 9% menos de recursos per cápita que la media española. Se trata de la última autonomía del régimen general (que no incluye País Vasco y Navarra) y la novena en recibir recursos del gobierno. Las Illes Balears (1,2 millones de habitantes) se encuentran prácticamente de media en los recursos per cápita de España desde que entró en vigor el modelo de 2009, según fuentes del Gobierno balear, que recuerdan que se trata de la segunda autonomía de aportación de fondos y la novena de recepción. Según el modelo de 2002, Baleares recibió un 21% menos que la media, según las mismas fuentes.

Armengol y Puig criticaron la propuesta de Pablo Casado, presidente del PP, de volver al sistema desde 2002, cuando gobernaba José María Aznar, y también acordaron exigir más “España de España”, lejos de la centralidad y el centralismo, que dota de autonomía. recursos. Ambos mostraron una gran afinidad personal y política en esta cumbre de dos días, que reunió a representantes del mundo económico, social, universitario y cultural.

En la antigua lonja de pescado de Palma, con rasgos góticos muy parecidos a los de Valencia, Armengol dijo: “La Comunidad Valenciana y Baleares han dicho enfáticamente que queremos que nos escuchen”. Puig defendió que estos “territorios gemelos” estaban en la “periferia central”, en el “centro de España, España”. La Comunidad Valenciana quiere tener en cuenta la opinión de la comisión de expertos convocada por Cristóbal Montoro en 2017. Propuso una inyección de 16.000 millones al sistema para que nadie pierda. La Generalitat valenciana dice ahora que seguirá contribuyendo a la pandemia de coronavirus del gobierno de 16.000 millones en 2020 y 13.000 millones este año.

La cumbre se rige por un documento de conclusiones y acuerdos entre los dos países, que incluye cuatro solicitudes conjuntas para proyectos europeos; lanzamiento de proyectos turísticos conjuntos; el impulso de la economía azul, la reivindicación de un cambio en la ley de inmigración para mejorar la acogida de menores y la conexión de las Illes Balears con el Corredor Mediterráneo.

Además, ambas autonomías ejecutarán un proyecto que ya cuenta con financiación europea aprobada: el programa de física y astrofísica de alta energía de 34 m. Las otras cuatro aplicaciones conjuntas tratan temas como el hidrógeno verde, la movilidad marítima y portuaria, la salud y el envejecimiento activo y la sostenibilidad del Centro Valencia-Palma dentro del Corredor Mediterráneo.

Durante su intervención, Puig apuntó que España tiene “7.526 kilómetros de perímetro costero”, mientras que el de la M-30, “en cambio, sólo tiene 32 kilómetros”. “7500 contra 32. Entonces, ¿qué es la periferia y qué es el centro?” El socialista de Morella apuntó que España es diversa y que tiene que afrontar retos territoriales como “la despoblación, el hacinamiento estacional, la insularidad, la periferia y la invisibilidad”. Ante esto, “el Puente Jaume I” une “dos territorios fundamentales para la convivencia, la prosperidad y el futuro de España”, por lo que en conjunto manifestaron “la consideración que merecen los dos territorios” y “deja claro que la periferia está en el corazón de la España real ”.

Armengol dijo que la cumbre finalizó con “dos certezas”: “comprobar todo lo que conecta las dos regiones y mejorarlo con proyectos futuros”, así como “confianza en que habrá más reuniones”. De hecho, la próxima cumbre ya se ha anunciado en el verano de 2022 en Valencia. Se refirió a la necesidad de financiación “que posibilite el despliegue de los servicios públicos”, con la que las comunidades se han comprometido, y pidió que se aborde el desafío demográfico “en todos sus aspectos” y que los servicios públicos se sigan descentralizando y fortaleciendo. .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *