Argentina: las diferencias internas del gobierno argentino no respaldan el acuerdo con el FMI  Internacional

Argentina: las diferencias internas del gobierno argentino no respaldan el acuerdo con el FMI Internacional

Alberto Fernández y Cristalina Georgieva, este viernes en Roma.
Alberto Fernández y Cristalina Georgieva, este viernes en Roma.– / AFP

El presidente argentino Alberto Fernández y su ministro de Economía, Martín Guzmán, realizaron una gira rápida por Lisboa, Madrid, París y Roma esta semana. Recibieron palabras de apoyo de los gobiernos, así como del Fondo Monetario Internacional y el Club de París, las instituciones crediticias con las que urge renegociar sus deudas. Pero un posible acuerdo parece cada vez más lejano: profundas divisiones internas en el gobierno de Buenos Aires impiden que se presente una propuesta concreta. Mientras tanto, la inflación sigue aumentando.

El trabajo del ministro Guzmán se asemeja al de Sísifo en la mitología griega: empuja la piedra del saneamiento económico hacia arriba y, antes de llegar a la cima, observa la piedra rodando por la pendiente nuevamente. El mismo día que se reunió en Roma con altos funcionarios del FMI y horas antes de que Alberto Fernández y la directora de la institución, Kristalina Georgieva, hablaran cara a cara por primera vez, la mayoría de Kirchner en el Senado aprobó una resolución que socava un elemento esencial de la Estrategia de Guzmán para la renegociación de la deuda.

El ministro de Economía ha decidido utilizar los $ 4.350 millones que Argentina recibirá este año del FMI para aumentar el capital de la organización para seguir pagando las cuotas de la deuda y evitar el «default». En 2021, Argentina es responsable del retorno de $ 3.8 mil millones en capital y $ 1.3 mil millones en intereses. Guzmán quiere demostrar que el gobierno argentino está cumpliendo con sus compromisos. Pero el Senado, encabezado por la vicepresidenta y ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, apuesta por una estrategia diferente. El jueves aprobó una resolución no vinculante en la que el gobierno debe destinar 4.350 millones para «paliar la pandemia» y no para saldar la deuda.

Portavoces del vicepresidente aseguran que la resolución no va dirigida al gobierno, al que creen que apoya, sino al FMI. Nadie lo ha interpretado así, ni en el fondo ni en los mercados financieros: a pesar de la fuerte subida del precio de la soja, las principales exportaciones argentinas, que superan los 600 dólares la tonelada y prometen incrementar significativamente los ingresos en dólares en las arcas públicas, la El riesgo del país sigue creciendo y ahora supera los 1.600 puntos. Esto significa que los compradores de bonos argentinos requieren una tasa de interés 16 puntos más alta que en Estados Unidos para compensar el alto riesgo de incumplimiento. Argentina paga actualmente intereses de casi el 20% sobre sus bonos extranjeros.

El encuentro entre Alberto Fernández y Cristalina Georgieva en Roma duró casi dos horas y fue calificado de «positivo». El director de la institución multilateral explicó que los dos se comprometieron a «seguir trabajando juntos en un programa respaldado por el FMI que pueda ayudar a Argentina». La palabra clave de la frase es «programa». Este programa no existe en la actualidad, ya que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y sus fieles se niegan a aceptar un acuerdo sobre las condiciones inevitables para el ajuste fiscal y el control por parte de los inspectores de fondos (los llamados «Hombres de Negro»), por delante del parlamentario. elecciones previstas para noviembre.

Las diferencias entre lo que Guzmán y Christina Fernández de Kirchner quieren que logre el FMI son profundas. El ministro busca reducir los tipos de interés de la deuda (ahora un 3%) y ampliar el plazo de amortización de tres a diez años. El vicepresidente cree que diez años no son suficientes y se requieren más, hasta 20, lo que requerirá un cambio en los estatutos del FMI con el consentimiento de todos sus socios: algo prácticamente imposible.

El kirchnerismo quiere saldar la deuda en un futuro lejano y ganar votos gastando las elecciones de noviembre. Semanas atrás, el lado del vicepresidente desautorizó a Guzmán (y el presidente dio un brinco), impidiendo la liberación del subsecretario de Energía, Federico Basualdo, a quien el ministro quiso despedir por negarse a recortar los subsidios al gas y la electricidad. Los peones del vicepresidente, como Axel Kichiloff, exministro de Economía y actual gobernador de la provincia de Buenos Aires, quieren mantener los subsidios e incluso aumentarlos en las zonas más pobres. A estos gastos públicos se sumó esta semana la creación de un fondo de emergencia de 180.000 millones de pesos (casi $ 1.800 millones al tipo de cambio oficial) para combatir los daños provocados por la pandemia en las poblaciones más vulnerables. Casi el 45% de los argentinos vive en la pobreza.

La inflación está subiendo

Guzmán puede cubrir estos costos solo emitiendo bonos de alto interés (el 20% antes mencionado), imprimiendo papel moneda y alejándose del objetivo de reducir el déficit presupuestario. Todo esto contribuye a alimentar la inflación, que aumentó un 4,1% en abril. En los primeros cuatro meses de 2021, los precios aumentaron un 17,6%, lo que imposibilitó alcanzar el objetivo presupuestario de 29 años. Los analistas estiman que este año será alrededor del 45%. La inflación encarece la vida y reduce los salarios reales. Se estima que el poder adquisitivo de los argentinos ya ha caído casi un 20% en lo que va de año.

Actualmente, la necesidad más urgente del presidente Fernández y del ministro Guzmán es posponer el pago de su deuda con el Club de París. Son $ 2.4 mil millones y vencen a fines de este mes. Un «default» con esta institución multilateral agregaría otra dificultad a la renegociación con el FMI. El presidente francés, Emmanuel Macron, un peso pesado del Club de París, dijo que apoyaba a Argentina, pero dejó en claro a Fernández que se necesitaba un acuerdo preliminar con el FMI para llegar a un acuerdo con la institución. La única opción para el gobierno argentino parece ser permitirle posponer todo hasta las elecciones. Y luego se verá.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *