Antonio Luis Baena Tocón ,: Juzgado de Alicante rechaza la baja del secretario del juicio contra Miguel Hernández en un artículo de investigación |  Cultura

Antonio Luis Baena Tocón ,: Juzgado de Alicante rechaza la baja del secretario del juicio contra Miguel Hernández en un artículo de investigación | Cultura

Una calle de Orihuela (Alicante) decorada con un mural en honor al poeta Miguel Hernández.Pepe Olivares

El magistrado del Tribunal de Apelación de Alicante número 3 cedió los motivos este jueves a la Universidad de Alicante (UA) y autorizará el nombre de Antonio Luis Baena Tocón, secretario implicado en el juicio que condenó a muerte a Miguel Hernández, continuar en el repositorio de la unidad académica, disponible para quien quiera buscarlo en Internet. El juez desestimó así el recurso interpuesto por el hijo de Baena contra la resolución del exrector de la UA, Manuel Palomar. “No podemos pedirle a una universidad pública que ejerza una especie de censura preliminar sobre la producción científica de su facultad, porque esto llevaría a un resurgimiento de formas de censura antes de la aprobación de la propia Constitución”, falló el juez en su resolución, que fue apelado.

Tal y como anunció EL PAÍS en 2019, la dirección del campus de Alicante acordó retirar del repositorio de la UA (RUA) el nombre del secretario judicial franquista, que aparecía en un artículo del profesor Juan Antonio Ríos titulado El caso de Diego San José y el juez comediante. El descendiente de Baena está apelando la ley de protección de datos y el derecho al olvido digital para que desaparezca cualquier referencia a su padre. Esta decisión ha provocado una fuerte polémica en el ámbito académico, ya que implica censura en el campo de la investigación histórica.

Ríos finalmente pidió que se retirara su texto y presentó una apelación ante la UA para investigar el asunto. El Vicerrectorado de Investigación y Transferencia del Conocimiento de la Unidad Académica de Alicante ha decidido que las funciones que desempeña Baena Tocón, que son públicas, son “de interés público”, por lo que “la publicación de su nombre no contradice Las previsiones de Palomar finalmente accedieron a revocar la decisión de su dirección y permitir que aparezca íntegramente el nombre del funcionario judicial, un informe solicitado por la Agencia Española de Protección de Datos confirma esta decisión.

Más información

El hijo de Baena Tokon apeló la decisión. Y ahora el juez desestimó su reclamo. Según la sentencia a la que tuvo acceso este diario, los hechos recogidos en el texto de Ríos “corresponden a una construcción historiográfica que permite al autor participar subjetivamente en la expresión e interpretación de las fuentes de su historia”. Y se basa en “ciertos datos”, pues Baena Tocón “intervino como secretaria en el Juzgado Especializado de Prensa, instruyendo a los imputados Miguel Hernández y Diego San José, iniciando todos los trámites, incluida la indagatoria o averiguación, y certificando las actuaciones realizadas”. ”.

El magistrado agregó que “la libertad científica del investigador en un trabajo de investigación histórica debe primar sobre la protección de los datos personales cuando la información que contiene sea relevante o de interés público”. Y debido a que el secretario de la corte ocupa un cargo público, su interferencia en el juicio de Miguel Hernández es de “interés público”. “Hay que señalar”, prosiguió el juez, “que esta función era el ejercicio de la ley entonces aplicable”.

La sentencia también señala que la “jurisprudencia” ha establecido “la mayor protección de la que goza la libertad científica en materia de libertad de expresión e información, y el hecho innecesario de que la credibilidad corresponde a datos veraces, menos cuando se trata de investigaciones históricas, reconociendo inexactitudes que corresponden a errores circunstanciales que no afectan al fondo del informe ”. Por tanto, rechaza el recurso interpuesto por el descendiente de Baena Tocón.

Según comprobadas investigaciones históricas, la firma de Antonio Luis Baena Tocón aparece en al menos 10 documentos de la causa militar del Juzgado de Madrid de 1940 contra Miguel Hernández. La sentencia lo condenó a muerte por unirse a la rebelión, aunque Franco conmutó la pena en octubre de 1940 por 30 años de prisión. El poeta murió en 1942 en la sala de adultos de Alicante a causa de una tuberculosis, que agravó su ya muy precaria salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *