Ambev y Heineken acusados ​​de inmigración venezolana en esclavitud en Brasil |  Internacional

Ambev y Heineken acusados ​​de inmigración venezolana en esclavitud en Brasil | Internacional

Conductor junto a un remolque en el garaje de la empresa Sider.
Conductor junto a un remolque en el garaje de la empresa Sider.I

Estaba desempleado, tenía hambre, tenía tres hijas y su esposa estaba embarazada de dos meses. En estas condiciones, Andrés * se vio obligado a tomar una decisión difícil. Dejó a su familia y se fue de Caracas para expandir el creciente sustento de Venezuela en otros países, fenómeno que se ha intensificado desde 2018. En una parada, cruzó casi 1.300 kilómetros que lo separaban de la pequeña localidad de Pacaraima, ahora territorio brasileño. Le tomó cuatro días caminar los últimos 200 kilómetros hasta la capital del estado, Roraima, a donde llegó a mediados de 2019.

En Boa Vista nada fue fácil: durmió en la calle ocho meses, buscando comida en la basura y sobreviviendo lo mejor que pudo: «Dormía sobre cartones viejos y comía sobras de los mercados y lo que encontraba en la basura «, dijo. A través de representantes del ejército brasileño y ONG que trabajan en la Operación Bienvenida, un programa de ayuda humanitaria para inmigrantes, encontró un trabajo como camionero en Sao Paulo en febrero de 2020. Pero los desafíos de Andrés en suelo brasileño están lejos de terminado, no terminado.

En marzo de 2021, fue uno de los 23 extranjeros liberados en una acción del Programa de Abolición de la Esclavitud de Sao Paulo vinculado al Ministerio de Economía. Durante la operación, que comenzó en la madrugada del 3 de marzo, los inspectores desmantelaron un sistema similar a la esclavitud, involucrando a dos de las mayores cerveceras del mundo, las multinacionales Ambev y Grupo Heneiken (llamadas Cervejarias Kaiser Brasil en Brasil) y una empresa de transporte subcontratada. por ambos, Sider, que empleaba directamente a los trabajadores. Las empresas que preparen un cronograma para pagar daños morales a los empleados ahora tendrán unas semanas para preparar su defensa en el caso. En total, cada trabajador rescatado recibirá unos 657.270 reales (125.000 dólares).

Más información

Los inmigrantes, 22 venezolanos y un haitiano, vivieron durante meses (algunos más de un año) en la cabina de camiones estacionados en la sede de Sider en Limeira y Jacquare, ciudades del interior de Sao Paulo, derecho que tienen por ley y que el empresa acordó cumplir. Trabajaron muchas horas sin un día libre. Además, no tenían acceso a agua potable. Además, se les cobraron tarifas y descuentos adicionales, como una tarifa por ropa y calzado de trabajo y por la nacionalización de sus permisos de conducir.

El venezolano Bruno contó a EL PAÍS algunas de las situaciones que vivió durante los meses que trabajó para Sidra: “Si baja de peso, lo descontarán de su salario. Si su llanta estalla, también cede. Durante el viaje, la rueda del colega se rompió, lo que le costó 1000 reales (unos 200 dólares). Dice que han creado una colección entre los trabajadores para ayudarlo a pagar los daños. Luego de quejarse de estos abusos, asegura haber escuchado de un líder: «Si no te gusta, vuelves a Venezuela y te mueres de hambre». «Fue un momento muy difícil. Nos trataron como perros, con animales. Viví 11 meses en mi camioneta, en un espacio donde solo podía acostarme y dormir, nada más ”, dice.

La ley brasileña estipula que Heineken y Ambev serán responsables de supervisar el desempeño de las tareas laborales subcontratadas (Sider), por lo que también serán responsables de esclavizar a los trabajadores. Según el informe, ambas cerveceras actuaron con «ceguera deliberada, ignorando el» adecuado control del cumplimiento «de las leyes de la empresa de transporte para obtener beneficios» en detrimento de las normas de protección laboral «.

Según la inspectora del trabajo Lívia dos Santos Ferreira, la responsabilidad de los contratistas «se deriva de que la Ley de Subcontratación los obliga a velar por las condiciones saludables y seguras de quienes les prestan los servicios». Por tanto, “una jornada de trabajo ajetreado y condiciones de deterioro por falta de alojamiento, por ejemplo, son condiciones que el contratista debe controlar. [Ambev y el Grupo Heineken]”.

El informe es claro sobre el papel de los cerveceros: “Heineken Group no ha seleccionado ni contratado a Sider como proveedor de servicios de transporte al no verificar o exigir que el contratista cumpla con las leyes laborales y, finalmente, al no garantizar directamente la higiene, la salud y la seguridad. condiciones. de los trabajadores rescatados ”. Lo mismo ocurre con Ambev.

Código de conducta

En un comunicado, Heineken Group dijo que se había enterado del caso «a través de la Oficina Regional de Trabajo y estaba cooperando activamente para garantizar todos los derechos fundamentales de los trabajadores, según lo indicado por los auditores». La empresa también dijo que «todos los proveedores pasan por un riguroso proceso de selección y firman un código de conducta en el que se comprometen al pleno cumplimiento de la legislación laboral y de derechos humanos».

Ambev dijo que «tan pronto como nos enteramos de la denuncia a Sider, una empresa de transporte que presta servicios a Ambev y otras empresas, nos aseguramos de inmediato de que los conductores fueran trasladados a un hotel donde se les dio refugio y recibieron todo el apoyo necesario. » El comunicado agregó que «siguiendo las pautas y con el consentimiento de los inspectores de trabajo, garantizamos el pago de todas las indemnizaciones laborales y que la empresa de transporte facilitará el regreso de los conductores a su lugar de origen o traerá a sus familiares, según la elección». de cada uno ”.

EL PAÍS se puso en contacto con Sider por correo electrónico y por teléfono, pero no recibió respuesta.

El vive en peligro

El régimen de trabajo de estos trabajadores se puso en peligro por la vida y la vida de otros. Algunas de las principales violaciones inspeccionadas por los inspectores, que confirmaron la tesis de condiciones similares a la esclavitud en este caso, fueron la «supresión del descanso semanal remunerado» (fines de semana) y la pausa entre un viaje de entrega y el siguiente, que según el La ley debería ser las 11 en punto. De hecho, se pusieron al volante durante una jornada agotadora, sin descansos. «El resultado [de estas condiciones] el número de accidentes de trabajo y, sobre todo, enfermedades profesionales, que incluso provocan muertes y suicidios laborales, está aumentando ”, dijo el informe de los auditores. Sin derecho a descansar o días libres, algunos trabajadores dijeron que tenían que «salir del garaje de Sider después de las 11 pm para reunirse con sus familias».

El salario mensual de estos trabajadores varía entre 1900 y 4000 reales (entre 360 ​​y 750 dólares), dependiendo de los descuentos y tarifas. A primera vista, esta cantidad puede considerarse alta, por encima del salario mínimo de 1.100 reales (210 dólares). Pero el auditor Ferreira explica cómo funcionaba la retribución: “Este salario incluía pagos dentro y fuera de los salarios. Y el trabajador alcanzó el valor máximo solo cuando fue sometido a todas estas violaciones, viviendo en la cabaña y sin días libres. Entonces, el valor del salario es proporcional al número de violaciones que sufre ‘.

Sider ofrece a los trabajadores la oportunidad de vender sus fines de semana, lo cual no es ilegal. Pero sin ningún lugar adonde ir, ya que la empresa no ofrecía alojamiento, y desesperados por ahorrar dinero para ayudar a sus familias en casa, muchos aceptaron la oferta. «Si se detuvo [para tomarme un día libre] No pude enviar dinero a Venezuela para alimentar a mi familia. Fue agotador, soy humano. Pero conocía la situación en mi país. Allí, un kilo de arroz cuesta 50 reales (9,5 dólares). Un pollo cuesta unos 200 reales (38 dólares) ”, dice Andrés. En el informe, los inspectores confirmaron que esta práctica constituía un «abuso de la vulnerabilidad del trabajador inmigrante».

En un mensaje de audio encontrado en el celular de uno de los coordinadores de Sider, al que tuvieron acceso los inspectores durante el operativo, uno de los conductores que acababa de descargar el camión en Petrópolis, Río de Janeiro, a las nueve de la mañana, luego de conducir todos El día siguiente, se negó a continuar el viaje de inmediato a Extreme, Minas Gerais, donde debía estar a las seis de la mañana del día siguiente para una nueva carga. La empresa le obliga a realizar un viaje de siete horas por la noche después de pasar todo el día en la carretera y sin descanso. «Envía a alguien más. «Somos conductores, no esclavos», dijo el venezolano en la grabación. Los inspectores no pudieron averiguar qué pasó con este trabajador que se negó a seguir conduciendo.

Después de ser explotado en Sao Paulo durante más de un año, Andrés logró ahorrar dinero para alquilar una casa. «Ahora vivo con dignidad», dice. Se reunirá con su familia en junio. «No los he visto en un año y medio. Están en Boa Vista y pronto vendrán aquí en Jacareí. Entonces finalmente conoceré a mi hija de un año, que estaba en el vientre de su madre en Caracas cuando llegué a Brasil. Gracias a Dios, las cosas están funcionando ahora.

Los nombres de todos los trabajadores entrevistados y citados en este informe son ficticios para evitar represalias.

Suscríbete aquí para boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *