Amazonía: la lucha del pueblo Kakataibo por su territorio y sus vidas  En primera linea  Planeta del futuro

Amazonía: la lucha del pueblo Kakataibo por su territorio y sus vidas En primera linea Planeta del futuro

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece la sección «Planeta del futuro» por su aporte informativo diario y global a la Agenda 2030. Si quieren apoyar nuestro periodismo, Suscríbete aquí.

Los niveles de deforestación son más bajos en las áreas indígenas. Cuando los gobiernos reconocen formalmente los derechos colectivos a la tierra y aumenta el conocimiento de las comunidades ancestrales, la deforestación disminuye y los ecosistemas se revitalizan.

Más información

Varios estudios han llegado a esta conclusión a lo largo de décadas, y esto ha vuelto a ocurrir en la recientemente publicada Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Fondo de Desarrollo Indígena de América Latina y el Caribe (FILAC), que recopila más de 250 informes que coinciden en el papel crucial de los pueblos indígenas en la protección de los bosques y el calentamiento global.

Pero cuidar los bosques no es solo algo que nos beneficia a todos; Para los más de 500 pueblos indígenas que habitan la Amazonía y los casi 900 que existen en América Latina, la condición es mantener su forma de vida y su propia supervivencia. La vida de estos pueblos sugiere una conexión diferente con la naturaleza, y la pandemia del covid-19 lo demostró: las comunidades lograron sobrevivir a la crisis de salud y económica porque los bosques, ecosistemas saludables que ellos mismos son responsables de la conservación, fueron su principal fuente de alimento y medicina.

Aumenta la violencia contra el narcotráfico en la Amazonía peruana

Sin embargo, la pandemia también revela que el retiro de comunidades en sus territorios y el agravamiento de la falta de protección estatal han creado un escenario favorable para que las economías ilegales invadan los bosques y aumenten los conflictos y la violencia en los hábitats de las comunidades locales. Según el Instituto del Bien Común, socio local de Manos Unidas en Perú, ha habido 12 asesinatos de líderes locales en la Amazonía peruana desde que comenzó la pandemia. Las víctimas pertenecían a varios pueblos indígenas, pero los más afectados fueron los habitantes de Kakataibo, con cuatro líderes asesinados.

La federación nativa de comunidades de Kakataibo (FENACOKA) se organiza para proteger sus tierras. Algunos de sus líderes en la comunidad Yamino.Joder jomar

Las causas estructurales de estos asesinatos están relacionadas con la tala ilegal, la tala de árboles y el tráfico de tierras, pero hoy el tráfico de drogas es la principal fuente de violencia que afecta a Kakataibo y otras poblaciones locales. Esta presión y amenaza constante a sus territorios se ve agravada por la falta de una adecuada protección legal de las tierras municipales, es decir, el Estado reconoce títulos y georreferenciación sus tierras y esto crea mecanismos legales para protegerlos de ser atacados por actividades ilegales que conducen a la amenaza y posterior asesinato de líderes locales.

Tal fue el caso de Arbildo Meléndez, líder de la comunidad local de Unipakuyaku, perteneciente al pueblo Kakataibo. Arbildo fue brutalmente asesinado al comienzo de la pandemia en abril de 2020 y aún no se ha llevado a ningún responsable ante la justicia. A partir de ese momento, se desató una ola de violencia que siguió creciendo: hostigamiento, destrucción de cultivos, quema de casas, amenazas reiteradas, secuestros y torturas, que culminaron con la revocación de la voluntad de las víctimas o, en su defecto, con asesinatos sangrientos.

Por su parte, Herlin Odisio, presidente de la Federación de Comunidades Locales de Kakataibo (Fenacoca), ha visto su vida dar un giro oscuro. Después de condenar los allanamientos de los cocaleros, tuvo que huir y vivir en la clandestinidad como consecuencia de las amenazas del narcotráfico. Pero no solo Herlin y otros líderes, sino también decenas de miembros de la comunidad de Kakataibo están amenazados y en silencio por el tráfico mundial de drogas.

Organizaciones locales como AIDESEP han comenzado a referirse a la zona comprendida entre los departamentos de Huánuco y Ucayali, región habitada por Kakataibo, como el nuevo VRAEM, en relación a una zona limítrofe con esa región, que ha estado involucrada en el narcotráfico y ha Recientemente cometió un ataque terrorista de drogas que mató a dieciséis personas.

Salva vidas ahora, sin olvidar los principales problemas

Todo esto debe alertar al Estado sobre la situación en la región amazónica, donde el narcotráfico va en aumento y atemoriza a los habitantes que, como Kakataibo, reciben constantes amenazas de muerte y se ven obligados a guardar silencio por temor a verse obligados a dejar a sus familias sin la posibilidad de ser tratado por las autoridades competentes.

Sin embargo, la impunidad es evidente en las muertes: no se ha detenido a ningún detenido en relación con los cuatro homicidios cometidos contra Kakataibo, ni ninguna indemnización para los familiares de los conductores. Instituciones competentes como el Ministerio Público, la Fiscalía y la Policía no cuentan con un instrumento legal o protocolo para atender estos casos con rapidez, ni previenen esta creciente violencia contra defensores de derechos territoriales.

La impunidad es evidente en el caso de las muertes: ningún detenido en relación con los cuatro asesinatos contra Kakataibo, ni ninguna compensación para los familiares de los líderes.

A raíz de casos recientes, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos aprobó la denominada Mecanismo transversal como política incipiente de protección de defensores y defensoras de derechos humanos y cumplimiento de compromisos internacionales. Sin embargo, todavía no existen acciones concretas que permitan, por ejemplo, un presupuesto para brindar refugio y seguridad a líderes como Herlin Odysseus. Sin la capacidad de proteger a estas personas del estado, es poco probable que otros líderes amenazados se atrevan a apelar.

Es urgente abordar esta situación al más alto nivel en el estado peruano y tomar acciones para salvar vidas con medidas específicas caso por caso y un presupuesto específico. Pero también debemos abordar las causas estructurales detrás de la violencia en la Amazonía, como la falta de saneamiento para la propiedad indígena, que crea las condiciones para el avance de la tala, la minería y el narcotráfico, si no queremos esto, la violencia. termina en Kakataibo y al mismo tiempo con el sentido de pertenencia a un territorio determinado, la acción colectiva como base esencial de la vida social y el respeto y cuidado de la naturaleza; paradigmas renovados que la mayoría de la sociedad no quiere ni comprende.

Luis Hallazi Es miembro del Instituto del Bien Común (IBC) y socio local de Manos Unidas en Perú.

Puedes seguir PLANETA FUTURO en Gorjeo,, Facebook y Instagramy suscríbete aquí a nuestro boletín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *