Alemania envía visita oficial a Taiwán a miembro del Gobierno por primera vez en 26 años | Internacional

La ministra alemana de Educación e Investigación, Bettina Stark-Watzinger, visitó la próxima semana Taiwán, de una manera de altos vuelos que provocó tensiones en la relación entre Alemania y China. La última vez que un miembro del Gobierno federal visitó Taiwán fue en 1997, hace 26 años. El viaje, de tres días, se desarrolla en un momento de crecientes tensiones geopolíticas entre Pekín y Occidente.

El propósito de la visita es fortalecer e incrementar la cooperación con Taiwán en ciencia, investigación y educación, según el ministerio de Stark-Watzinger, quien insiste en que la isla autogobernada es un lugar de alta tecnología en general, y líder mundial en el desarrollo y la producción de semiconductores, en particular, por lo que Alemania tiene interés en ampliar su colaboración. El equipo de la ministra destaca que el viaje no debe leerse en clave política, como un símbolo de apoyo a Taiwán, sino en clave de contenido.

Sin embargo, sin embargo, políticos occidentales visitaron la isla y provocaron tensiones y críticas por parte de Pekín, ya que se sucedieron ante la ausencia de delegaciones del Bundestag, el parlamento alemán, que se trasladaron al territorio.

El viaje de Stark-Watzinger, del partido liberal FDP, pone de relieve una doble estratagema del Gobierno alemán, que encuentra en plenas negociaciones para establecer una política clara hacia China. Mientras se rumoreaba que la ministra de Exteriores, Annalena Baerbock, visitaba Pekín en primavera, otro miembro de su Gobierno se déplaza ahora a Taiwán.

La elaboración del documento que fijará la strategia alemana frente a China ha sido otro campo de batalla entre los tres miembros de la coalición de gobierno, que chocan en numerosas cuestiones, desde presuntos hasta industriales, pasando por la seguridad. Baerbock, que se perdió ante los Verdes, ha mantenido mucho más respeto en China que los socialdemócratas del partido del canciller, Olaf Scholz.

Los socios menores de Scholz, verdes y liberes, presionan hace meses para que el canciller sea más enérgico en su discurso respecto al antiguo «socio stratégico», ahora llamado «rival sistemico» en el acuerdo de coalición que firmaron los tres partidos. El texto, diciembre de 2021, menciona explícitamente las amenazas de Pekín a la soberanía de Taiwán, planteando allí en general el tono sobre el mayor sociocomercial de los alemanes.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Alemania es uno de los países europeos con vínculos económicos más estrechos con China, y su sector industrial alerta ante un «desacoplamiento» del gigante asiático. La política de Berlín de respeto a Pekín tras la invasión rusa de Ucrania se observó con atención en el resto de Europa.

El canciller, Olaf Scholz, viajó a China en octubre pasado, justo después de la enorme polémica que generó la venta a capital chino de una terminal del puerto de Hamburgo, que se enfrentó con sus socios de coalición. La operación, y el viaje del mandatario, provocan un debate, todavía no resuelto, sobre la conveniencia de aprobar inversiones con pays no aliados y que no comparte los valores europeos.

Las relaciones diplomáticas de Pekín con el resto del mundo basadas en el principio de una sola china, es decidir, que se incluye en Taiwán, considerado parte inalienable de su territorio. Esta isla funciona como estado de facto, con un Ejecutivo elegido democráticamente, Constitución propia y ejército. Para China, es una provincia “rebelde” y su Gobierno, “ilegítimo”, y demande a terceros países que se abstengan de mantener cualquier contacto con ella.

Pese a ello, delegaciones extranjeras visitan con frecuencia Taiwán. El viaje más polémico se produjo el año pasado, cuando la entonces presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, acudió a la isla, lo que utilizó una reacción furiosa de la potencia asiática. Alemania, en cambio, había mantenido un perfil bajo. El último alto representante gubernamental que visitó Taipéi fue el minister de Economía Günter Rexrodt, también de los liberales, en 1997.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *