Acuerdo "extremo" de la ONU para financiar misiones de mantenimiento de la paz por valor de 6.500 millones de dólares |  Internacional

Acuerdo “extremo” de la ONU para financiar misiones de mantenimiento de la paz por valor de 6.500 millones de dólares | Internacional

En noviembre del año pasado, el personal de Minurso, una misión del Sáhara Occidental, monitoreó un cruce fronterizo entre Marruecos y Mauritania.FADEL SENNA / AFP

193 estados miembros de la ONU han llegado a un acuerdo en extremo sobre el presupuesto para financiar las misiones de mantenimiento de la paz de la organización para el próximo año. El fracaso de las conversaciones de este lunes logró redirigirse un día después a un consenso que permitiría el cierre de un presupuesto de 6.500 millones de dólares (unos 5.460 millones de euros), evitando así la suspensión de una decena de operaciones de interposición y mantenimiento de la paz. mundo. El acuerdo, que será ratificado en el salón de plenos de la Asamblea General, asegurará la presencia y continuidad de 90.000 cascos azules en tareas de protección de la población civil, cumplimiento de acuerdos de alto el fuego e intervención entre las partes en las zonas de conflicto, así como como mediación y apoyo en procesos políticos en procesos posconflicto.

Más información

Las alarmas llegaron el lunes cuando, a última hora, solicitudes de China y algunos países africanos, según fuentes diplomáticas con acceso a las conversaciones, pusieron fin al debate en la Asamblea General sin acuerdo, apenas 48 horas antes de que expirara. un plazo para la aprobación del presupuesto (un presupuesto que, recuerda la propia ONU, apenas representa el 0,5% del gasto mundial en defensa). En sus 72 años de historia, las misiones de mantenimiento de la paz de la ONU han movilizado más de un millón de soldados y policías de 125 países. Los estados miembros de la ONU proporcionan personal estacionado bajo la bandera de la ONU.

Según el sitio web de las fuerzas de paz de la ONU, las acciones de las fuerzas de paz salvan vidas todos los días. Las operaciones, cada vez más flexibles y sensibles a la diversidad, gracias a la interacción del personal civil y militar con la población local, facilitan los procesos políticos y, sobre todo, la protección de la población civil. Incluso en conflictos profundos como el de Chipre, una de las misiones de paz más antiguas (establecida en 1964) y aún vigente, aunque con una operación reducida (mil personas, entre civiles y militares, según el censo de abril) para asegurar el cumplimiento con el alto el fuego y el mantenimiento de la zona de amortiguamiento (zona de amortiguamiento, entre las dos comunidades opuestas, los grecochipriotas y los turcochipriotas, en la isla, separada desde 1974.

La viabilidad de algunas otras misiones es cuestionable. Un ejemplo es el del Sáhara Occidental (Minurso), establecido en 1991, ante el abandono de una parte de su principal objetivo: organizar un referéndum en la ex colonia española. Actualmente, 461 personas participan en Minurso, de las cuales 245 son uniformados. Incluso más pequeña que la del Sahara es la UNMIK, establecida en Kosovo en 1999 como administración interina de la antigua provincia autónoma yugoslava. Tiene una plantilla de 342 personas, de las cuales solo 18 van de uniforme (diez policías de la ONU y ocho observadores militares).

Las misiones más grandes de la ONU, con más de 10.000 miembros, se encuentran en África, principalmente en Sudán del Sur, Malí, la República Democrática del Congo y la República Centroafricana. La duración de algunas de estas misiones implica un alto costo, que proviene del aporte de los Estados miembros. Estados Unidos, que bajo el presidente Joe Biden ha regresado por completo al edificio de la ONU después del régimen unilateral de cuatro años de Trump, contribuye principalmente a las misiones de mantenimiento de la paz con el 28 por ciento del presupuesto. Le siguen China (15,2%) y Japón (8,5%).

Otras operaciones de mantenimiento de la paz, como la UNAMID, la Misión Híbrida de la ONU y la Unión Africana en Darfur, están llegando a su fin después de haber alcanzado sobre el papel los objetivos marcados en su creación. Vanamid anunció este martes la “finalización del proceso de retirada gradual de Sudán”, que finalizará este miércoles, según lo previsto, tras un mandato de 13 años en esta conflictiva región del país africano. De los 7.000 soldados desplegados hasta el martes, 6.000 ya se habían retirado.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *