"Acepto el circo del Everest".  El escalador  deporte

“Acepto el circo del Everest”. El escalador deporte

David Goetler, cerca de la campana sur del Everest la primavera pasada.

Desde la ventana de su casa en Cantabria, el escalador alemán David Goetler puede ver la autovía que une Bilbao y Santander, a la que señala con un gesto evasivo mientras responde: “Claro, me aterran las colas para llegar a la cima de Everest, pero no entiendo la cola en el auto en pleno verano para ir a la playa, algo que he visto aquí durante años. Lo que quiero decir es que no me siento con derecho a decirle a nadie qué hacer o no. En 2019 y esta primavera intenté escalar el Everest sin oxígeno y a pesar de los lamentos no fue una mala experiencia. Disfruté de la compañía de Killian Jornet y conviví con amigos sherpa, guías como yo, del trabajo en la montaña, algo que no me es ajeno, como soy guía y lo que veo en el Everest, lo he visto antes en el Mont Blanc. , El Matterhorn u otra famosa montaña alpina ”.

Gotler y su compañera Monica Pearis, doctora que trabaja habitualmente en expediciones al Himalaya, pasan los veranos en Cantabria y el invierno en Chamonix. Junto al garaje, David muestra un almacén bien organizado donde ha dispuesto su equipo de escalada y el equipo que utilizó en el Everest: prototipos de botas ligeras pero muy calientes, jerséis futuristas de dos piezas, ropa que no se encuentra. Cada tienda de ropa está diseñada para moverse a más de 8000 metros. “Todo el mundo cree que el Everest es un lugar frío, pero cuando te expones al sol, la frecuencia de los rayos ultravioleta es feroz, te quemas. Pero en cuanto se pone el sol, la temperatura baja y en minutos está a 10 grados bajo cero, por lo que hay que elegir muy bien la ropa. “He visto gente casi deshidratada con el clásico buzo de plumas”, dijo.

De hecho, en una temporada marcada por el mal tiempo y la erupción del ciclón Yaas en la cordillera, Goettler y Jornet quedaron literalmente impresionados por las altas temperaturas el día que intentaron un pico en la ruta clásica en la vertiente sur del Everest. “Comencé al amanecer para llegar al campo 2 y esperar allí a Killian. Después de varias semanas de entrenamiento juntos, pude comprobar que en altitudes inferiores a los 8000 metros, el catalán es mucho más rápido que yo y que nuestro ritmo se acerca a los 8000 metros. Por esta razón, decidimos ir por separado y unir fuerzas desde el cerro sur. Descansando en mi carpa en el Campo 2, el calor era insoportable dentro de la carpa, y cuando ambos llegamos al pasillo sur, vimos que no estábamos bien, que no podíamos acercarnos a nuestro ritmo óptimo. Si hubiéramos continuado hasta la cima, habríamos tenido un viaje épico, en el sentido negativo de la palabra. Renunciamos. Podríamos haber continuado, pero nos hubiéramos quedado expuestos durante el descenso, lo que les pasa a muchos clientes en las expediciones comerciales ”, explica el alemán.

Vuelve sano y salvo

Mark Batard, del Himalaya, condenó el deficiente trabajo de seguridad de los sherpas, que abastecieron al Annapurna la primavera pasada, permitiendo más de 60 picos en un día. Gotler no observa nada como el Everest: “Creo que los sherpas hacen un buen trabajo, incluso mejor que algunos líderes occidentales, pero pocos olvidan una cosa: su deber no es poner al cliente en la cima, sino permitir que el cliente regrese sano”. y saludable. Tan pronto como estos pocos aprendan a decir que no, su trabajo será tan bueno como el de los mejores líderes de Nepal o de Occidente “. Gottler cree que la ascensión al Everest no es absurda: “No se realiza, como en Europa, en una proporción de 1/1 y una cuerda corta, sino que se apoya en las cuerdas fijas que van desde el campo base hasta la cima. Incluso con una cadena de seguridad, los conductores solo tienen que preocuparse de que sus clientes tengan todo lo que necesitan y tomen las decisiones correctas “.

La presencia de Gotler y Jornet en el Everest ha provocado rumores sobre si la pareja vivirá el inédito cruce Everest-Lhotse, uno de los mayores problemas pendientes en el Himalaya. “Nunca dije que lo intentaríamos, y no creo que Killian, aunque admito que es una actividad emocionante. Pero si no anuncié mis planes es porque no quiero seguir una costumbre que odio: muchos montañeros anuncian un plan ambicioso y complejo, los medios lo toman y le dan mucha publicidad, y resulta que después ni siquiera se acercan a la actividad alabada porque nunca tuvieron el nivel para hacerlo. Creo que los medios deben ser más estrictos y averiguar si lo que este o aquel escalador garantiza está acorde con su capacidad y su currículum. Personalmente, prefiero hablar de lo que he hecho que de lo que no sé si haré, porque para hacer la travesía Lhotse-Everest sin oxígeno se necesita un terreno y unas condiciones meteorológicas perfectas “.

“Y volviendo a ciertos medios”, continuó, “cuando me entrevistaron y me preguntaron sobre el coronavirus en el campamento base, noté que querían que el gobierno nepalí cancelara la temporada para que hubiera noticias. Tampoco aprecié la hipocresía de varias expediciones comerciales, que luego de cancelar la expedición les dijeron que lo estaban haciendo para no exponer a sus sherpas al virus, que era una irresponsabilidad estar ahí cuando en realidad estos sherpas ya estaban infectados. y en casa., y las expediciones no tenían capital humano de trabajo. Si quisieran cuidar a sus sherpas, no los enviarían 10 veces a las cataratas del Khumbu, donde tantos murieron sepultados por avalanchas y bloques de hielo.

Más paradojas: ahora, con las redes sociales, cualquiera puede promocionarse, aunque carezca de pedigrí y así nacen héroes que no deberían serlo, como la mujer china que marcó el récord de velocidad femenino … con seis sherpas de apoyo, oxígeno artificial al máximo flujo … como ganar un recorrido con una bicicleta eléctrica. Esta noticia salió por casi todas partes, y los mismos medios que ensalzaron el citado récord criticaron los vuelos en helicóptero con montañeros y equipo al Campo 2 como si fuera una blasfemia, y yo lo defiendo: tienen que volar más, llevar todo el material como carpas. , oxígeno, cuerdas, etc. para que los sherpas no tengan que perder la vida llevándolos por las cataratas del Khumbu. Y si nos volvemos puristas, ¿cuánto suben realmente el Mont Blanc o el Matterhorn? El 99% no camina desde la ciudad, sino que toma una o dos casetas para ahorrar unas horas de caminata tanto hacia arriba como hacia abajo. El Everest es una montaña comercial, como todas las montañas conocidas. Y tengo parte de la responsabilidad, como profesional, porque tengo que aclarar estos temas, separar lo importante de lo accesorio en las actividades que se realizan en la montaña ”, agregó.

¿Y no ha perdido David Göttler la oportunidad de explicar cuál es la actividad relevante y protagonista, manifestando su deseo de afrontar la travesía Everest-Lhotse y aclarar qué es el auténtico montañismo y separarlo del turismo? “Sí, creo que en este sentido perdí la oportunidad de aclarar las cosas”, admite el alemán.

“Obviamente no hay cultura de montaña y mucha gente solo quiere apuntarse a un pico determinado, pero cuando voy al Mont Blanc, el Matterhorn, Annette o el Everest, sé que habrá mucha gente y supongo que no estoy gritando en el cielo. Hay un negocio detrás de las montañas y como guía me beneficio porque hay un mercado. La gente quiere consumir montañas y no estar preparada. Es una utopía pedir a estas personas que se preparen, que vayan paso a paso, que beban de la cultura serrana. Pero también hay personas que toman el desafío a conciencia, como el Príncipe de Bahrein y su grupo: no son alpinistas, pero no llegaron de repente al Everest, sino que primero subieron Ama Dablam (6812 m), luego Manaslu (8156 m). ) y finalmente Everest (8848 m), pero siempre con los mismos sherpas, conociendo el material, sabiendo cómo se hacen las cosas y así con mucho dinero el logro es tener una red de seguridad antes de ser medido en el techo del planeta. . Si no tienes conocimientos, es mejor tener mucho dinero para que otros puedan cuidar de ti. Acepto el circo del Everest. Yo soy parte de eso. Y solo la educación podría arreglarlo, pero no creo que lo logremos ”, concluyó.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook Y. Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *