Accidente en la línea 12: Las autoridades excluyen las renuncias después de la tragedia en la línea 12

Accidente en la línea 12: Las autoridades excluyen las renuncias después de la tragedia en la línea 12

No habrá renuncias hasta que se esclarezcan las causas del accidente del metro, que costó la vida a 24 personas y provocó 79 heridos, de los cuales 27 continúan hospitalizados. Hasta ahora, los fiscales han identificado solo cinco de los cuerpos. Aproximadamente una decena de veces, la primera ministra Claudia Scheinbaum ha sido cuestionada sobre la conveniencia de destituir a la directora ejecutiva de Metro de su cargo mientras aclara lo sucedido, pero la respuesta es que Florencia Serranía continuará cooperando desde su cargo con una investigación sobre lo sucedido. En los últimos meses, el metro ha estado vivo, chocando, incendiando y ahora lo que las autoridades llaman constantemente un «accidente».

Serania reiteró que una empresa francesa había realizado una «rigurosa revisión diaria», pero que nunca se había informado de riesgos. El funcionario no respondió a la pregunta de si las inspecciones se realizaron en base a las numerosas quejas provenientes de los ciudadanos sobre el estado de estas estructuras distorsionadas, según los vecinos. «No existe tal información, no es cierto», dijo apresuradamente.

Scheinbaum anunció que la inspección se completará no solo en la línea 12, sino que también revisará otras fotos que la gente envíe o deje en línea en las últimas horas de otras líneas con perturbadoras deficiencias estructurales. El jefe de gobierno de la ciudad insistió en que estaban a la espera del dictamen pericial externo, del que sería responsable la empresa noruega DNV, que no tiene ninguna relación con el metro mexicano. “Nuestro compromiso es conocer la verdad y tener personas responsables”, dijo.

Los transportistas, parámetros horizontales entre los pilares del viaducto erigido, por el que circula el metro en dirección a Tláuac, cedieron a las 22:22 horas. El lunes por la noche también cayeron vagones del metro en la vía, aplastando un vehículo cuyo conductor había ya salvado sumando así el número 24 de muertos. «No es un error que se manifiesta de forma paulatina, sino que se rompe por un momento, y el metro nunca ha tenido información sobre deformaciones que adviertan de un daño creciente», dijo. Jesús Antonio Esteva Medina, Secretario de Asuntos de la Ciudad, un famoso ingeniero civil, como señaló Scheinbaum. Esteva Medina aseguró que aún no se puede saber si el incidente corresponde a una falla de origen en la construcción de la polémica línea 12, obra icónica descubierta en 2012, cuando el actual canciller de México, Marcelo Ebrard, fue mencionado en redes sociales. denuncias de corrupción que surgieron entonces en el trazado de esta línea de metro.

«Entendemos las preocupaciones de los vecinos y la razón por la que están particularmente molestos por la historia de la Línea 12, pero llegaremos a la verdad», repitió Scheinbaum. Esta línea estuvo cerrada durante meses en 2014 debido a que se identificaron posibles riesgos de seguridad. Desde entonces, la citada empresa francesa se ha encargado de su mantenimiento. Y fue revisada después del terremoto de 2017. El área afectada ahora se encuentra entre las vigas de metal 11 y 12, no las 69 que se discutieron en el terremoto, dijo Serania.

Florence Serania, directora general del metro mexicano, en un expediente.Gobierno de la Ciudad de México / Quartoscuro

El jefe de Gobierno también confirmó que comprende el posible temor de los ciudadanos a tomar el metro, pero asegura que no hay elementos que recomienden cerrar otras líneas. Sin embargo, La 12 permanecerá libre de mantenimiento durante el tiempo que sea necesario, sin fecha. Los autobuses, algunos gratuitos, intentarán cubrir el desplazamiento diario de 200.000 habitantes de la ciudad en este tramo, para lo cual se destinan 120 millones de pesos anuales para su mantenimiento. La última inspección integral de este viaducto elevado, por donde circulan los vagones, se realizó en enero de 2020, «y no se encontraron anomalías», dijo Serania.

En cuanto al presupuesto de mantenimiento del metro, el funcionario de la ciudad dijo que no había sido despedido, pero que el año pasado se habían inyectado 2.000 millones de pesos adicionales para compensar la pérdida de recursos por ausencia de pasajeros por la pandemia. Asimismo, informó sobre otros elementos utilizados para modernizar este transporte público, que lleva más de 50 años en sus líneas principales. Hasta la semana pasada, la propia directora de Metro se hizo cargo de la Dirección General de Mantenimiento y en ocasiones advirtió sobre el mal estado de las instalaciones. Sin embargo, nadie habló de renuncias, ni siquiera de responsabilidad política. «No estamos encubriendo a nadie, estamos actuando de manera justa», la defendió Sheinbaum ante la insistencia de los periodistas, quienes le recordaron su reiterado compromiso de destituir a estos funcionarios de sus cargos como responsabilidades claras.

El sindicato de trabajadores de Metro anunció un paro laboral y se quejó de las malas condiciones para mantener este servicio. También exigieron la renuncia de Serania. Scheinbaum insistió en que «llegaría al fondo, a las últimas consecuencias» para eliminar responsabilidades y conocer la verdad sobre por qué se perdieron vidas. Mientras tanto, las banderas institucionales ondeaban a la mitad del mástil y México se declaró de luto.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS México y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual en este país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *