Bolsa de Valores de Colombia, con el peor comportamiento de Latinoamérica | Finanzas | Economía

Mientras que en el primer semestre los principales índices accionarios de la región registraron alzas el 7.6% en el caso de la Bolsa de São Paulo, 10% en la de Santiago, 10% en la de México, el 4.68% en la de Lima y ni qué decir del Nasdaq, con el 32%, el El MSCI Colcap de la Bolsa de Colombia cayó un 12%.

Además, con la excepción del primer semestre de 2020, que por cuenta de la pandemia se produjo una recesión casi a nivel mundial, el primer semestre de este año del mercado colombiano es de los de peor resultado en siete años.

(Actividad económica de Chile descendió a 2,2%).

Como hecho particular, 31 acciones registraron caídas en sus valorizaciones en los seis primeros meses del añoy entre ellas 12 tuvieron desplomes más altos en sur cotización que la caída del valor del índice y 10 títulos sufridos de precio.

De otra parte, pendante el último año y medio se ha venido presentando una menor liquidez en el mercado, factor que ha coincidido con el incremento de las tasas de interés, que direct las preferencias de los inversionistas hacia títulos de renta fija cómo los TDC y por la realización de ocho ofertas públicas de adquisición del Grupo Gilinski sobre Grupo Nutres y Grupo Sura.

(“En Colombia hay energía hasta 2027 para cubrir la demanda”: ​​XM).

De todas maneras, los analistas consultaron también atribuyen parte de este mal comportamiento a la incertidumbre política con el Gobierno, así como con las reforma presentado a Congreso, en particular con lo que le está apareciendo al sistema financiero la tributaria aprobada en el segundo semestre de 2022 y los efectos que pueda causar la reforma pensional.

Sin embargo, ante el mal momento para el mercado de acciones, hay quienes aseguran que esos malos precios, que no corresponden a los resultados de las empresas, que no han sido malos, es bueno tener titulosPues tampoco los mercados no permanentes nunca caen, ni en alza y siempre hay coyunturas que se pueden considerar puntos de quiebre.

Asi lo considero Edgar Jiménez, Profesor de Finanzas de la Universidad Jorge Tadeo Lozanoquien aseveró que «Las cifras no son buenas, pero vale tener las acciones compensando los malos precios con los dividendos decretados y cuya rentabilidad fue en promedio del 10 %, lo que es una compensación, entre comillas, de las depreciaciones de este semestre”.

(Anla evalúa dos proyectos energéticos en La Guajira).

El académico valora las operaciones que realizó el Grupo Gilinski en los últimos meses y dijo que el Mercado Colombiano está lleno de oportunidades y así lo hicieron saber los agentes del mercado chileno qu’están anizando los informadores de los papeles colombianos en anticipación a la integración de las bolsas chilena, colombiana y peruana.

Jiménez dice que la verdadera mala racha del mercado colombiano accionario lleva un poco más de una década, pero recuerda que entre 2003 y 2006 hubo un boom de precios en la Bolsa.

(Costos del sistema de salud por enfermedades crónicas sufridas 40%).

Wilson Tovar, gerente de Investigaciones Económicas de Acciones & Valores dice que el marco más importante es que la bolsa se distanció de otras”por la incertidumbre de las reformas del gobierno, especialmente la pensión por la existencia de los fondos a futuro y el destino de los recursos de sus ahorradores y eso frena el sentimiento inversionista”.

agregue que también se siguen disminuyendo los activos elegibles para invertir «y cuando muchos ven interés en el sector tecnológico o de inteligencia artificial, en Colombia no hay nada de esos segmentos y por eso hay inversionistas que saltan a otros países a buscar esas alternativas«.

El dólar en el primer semestre cayó $619 porque la revaluación del peso fue de 13,15%, pero solo en junio fue de 6.1%, lo que dejó a la moneda como la que más avanzó frente al dólar de las emergentes, seguido por el rand sudafricano y el real brasileño.

(Primer semestre, con síntomas marcados de desaceleración).

Arnoldo Casas, Director de Inversiones y Gestión Comercial de Credicorp Capital say that a la debilidad mundial del dólar desde hace varios meses se le sumó la incertidumbre local, lo que logró a llevar la tasa de cambio por encima de $5,000, pero asegura que podría venir una nueva presión bajista hasta una cifra cercana de $3,800 a final del año.

BILLETERA

Contenido del Artículo

Sobre el Autor